Ópera de culto. Teatro de masas.

No tengo mucho de cantar clásico, sin embargo, cuando alguien se entera no dejo de escuchar las mismas preguntas y afirmaciones sobre la ópera, que en gran medida son un poco incómodas de responder una y otra vez. Por eso les escribí esta corta lista, pero si tienen más sugerencias, dejen un comentario 😉

1.¿El fantasma de la ópera es una ópera?

No. Es un musical escrito por Andrew Lloyd-Webber. Aunque te doy puntos si sabes en qué casa de ópera real se originó la leyenda.
1239810_398876906905134_1455033586_n

2.¿Usas siempre un sombrero vikingo para cantar?

No. Esto sucede sólo en tres óperas de Wagner, las del ciclo del Anillo. De hecho esta es la historia base para cierta trilogía de películas también muy largas. El vestuario siempre tiene que ver con la historia que se está contando, así que sólo usaría un sombrero vikingo para cantar óperas relacionadas a leyendas nórdicas.

3.Ah…

Ver la entrada original 579 palabras más

from the archives

Ugly Symphony Headline

The Theodore Thomas Orchestra (as we were then called) under the baton of music director Frederick Stock first performed Mahler’s Symphony no. 5 on March 22 and 23, 1907 (the program page and notes are here). Critical reception was, shall we say, mixed.

“Ugly symphony is well played . . . Mahler of Vienna writes bad music,” proclaimed reviewer Millar Ular of the Examiner the morning after the first performance. He goes on to write that rather than title the symphony “The Giant,” it might be better titled “The Octopus” due to its ugliness, “The Dachshund” due to its length, or “Chaos” due to its purported lack of form. As the Chicago Journal dramatically stated in a separate review, Mahler’s Fifth is “A long and tedious work” and “Mahler is a musical allopath, and those who remained to hear him out suffered from an overdose.” And even…

Ver la entrada original 554 palabras más

MIAMI ☼ CLÁSICA

Moscow5_650

Con cada terremoto la onda se propaga y si un famoso se suicida se desencadena una ola de suicidios. Como las ovejas tirándose al vacío detrás de la primera; ese efecto dominó también ocurre con cada orquesta y compañía de ópera que cierra sus puertas. En los últimos tiempos importantes compañías americanas han colapsado y algunas europeas atraviesan serias dificultades aunque cuenten con apoyo estatal. La última víctima es la Opera de San Diego, la próxima no se sabe pero, en un macabra ruleta rusa las apuestas se permiten jugar con el destino de artistas y empleados, y en definitiva del público que observa atónito cada funeral.

Quienes proclaman, desde siempre, que la música clásica está muerta o que se muere en los próximos minutos, ahora le apuntan sus cañones a la ópera. Son mentiras y hay que decirlo a viva voz, valga la paradoja. Mientras Jonas Kaufmann llena el Liceo barcelonés y agradece de…

Ver la entrada original 517 palabras más